sábado, 11 de mayo de 2013

El cajón flamenco y pequeña percusión en infantil y primaria.

Introducción

La interpretación y gran aceptación del cajón flamenco de reducido tamaño en el aula de infantil y primaria se justifica por la gran trascendencia que el acompañamiento del instrumento a cualquier melodía (infantil, popular, tradicional), así como a la música actual o flamenco tiene en el contexto del patrimonio cultural del conjunto del estado de España. Cuenta además con una extraordinaria proyección cultural tanto en la Unión Europea como a nivel internacional, evidencia de ello es que el Flamenco se ha incorporado recientemente a la lista de manifestaciones culturales que forman parte del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

Esta proyección internacional se ha de manifestar, como no puede ser de otro modo, en su dimensión educativa y pedagógica (sobre todo en cursos más avanzados de primaria), viéndose incrementada la demanda de unas enseñanzas integradoras que recojan todas las facetas del flamenco y nuestra tradición cultural: tanto en su vertiente teórica como práctica. Sin duda, contribuye a la salvaguardia de esta disciplina, objetivo principal que persigue la UNESCO en la declaración del Patrimonio de la humanidad de las manifestaciones intangibles. Estos bienes inmateriales son patrimonio vivo que confiere a sus depositarios un sentimiento de identidad y de continuidad, por lo que hay que abordarlo desde un enfoque de comprensión, protección y respeto, que trasciende la dimensión pedagógica educativa.

Limitándonos al campo de la educación musical e interpretativa sobre la enseñanza del cajón flamenco y pequeña percusión en la enseñanza infantil y primaria, diremos que la educación por y para la música hoy en día es un derecho del ser humano y no un privilegio, principio que propugnan todos los métodos activos de Educación Musical.

Por tanto, según  algunos aspectos a considerar extraídas de la experiencia docente en el aula de infantil, primaria y secundaria, podemos destacar que la ejecución de la pequeña percusión y del cajón flamenco en el aula de música es un importante elemento para la formación íntegra de la personalidad y el proceso enseñanza aprendizaje:

Aspectos positivos de la contribución interpretativa musical en el aula.

a) La interpretación de la pequeña percusión, cajón flamenco o percusión corporal, contribuye al desarrollo de la creatividad, improvisación e imaginación como elemento propulsor del bienestar personal y ocio.

b) Facilita la adquisición de otros aprendizajes como la lectoescritura, psicomotricidad, cálculo, memoria, retención, discriminación, organización y planificación, escucha pasiva … Las diversas actividades y ejercicios requieren de concentración para la repetición y interpretación personal.

c) Realiza una función diagnóstica desde el punto de vista sensorial a cada uno de los alumnos. Por medio de la observación se podrá determinar individualmente la capacidad y aptitudes sensoriales de cada uno del alumnado.

d) Desde el punto de vista socio-afectivo, la interpretación instrumental individual como grupal de los acompañamientos crea lazos afectivos y de cooperación. Actúa como relajación de la tensión de otras actividades y ejercicios, constituyendo una de las áreas con menor índice de fatigabilidad y hay que combinarla de manera adecuada con el resto de materias o áreas. En definitiva, es un fuerte instrumento de socialización y mejora la autoestima y el crecimiento sensorial personal.

e)  Desarrolla y perfecciona la capacidad de desenvolvimiento lingüístico en su doble vertiente (comprensiva-expresiva) y contribuye a corregir defectos de pronunciación. Lateralidad, coordinación y alternancia son aspectos a tener en cuenta en la interpretación individual.

f) El acompañamiento instrumental al cajón o pequeña percusión es un procedimiento muy adecuado para la comprensión y asimilación de las melodías infantiles, populares y tradicionales. El alumnado aprende fácilmente con la interpretación de canciones desde otra perspectiva musical, el juego, el ritmo, dinámica, acentuación, tempo…

Efectos que produce la música y pequeña percusión en el alumnado de infantil y primaria.

a) Dota a nuestro alumnado de infantil y primaria de Energía, vitalidad e ímpetu por medio del ritmo y de la métrica básica en los toques al cajón o percusión. La dinámica (crescendo y decrecendo), intensidad (fuerte, suave), acentuación musical (fuerte, débil), fragmentos de repetición, ritmo binario, ternario o cuaternario, agógica… Son aspectos de las melodías que van asimilando inconscientemente. Poco a poco van aprendiendo el lenguaje musical básico referido al ritmo y percusión.

b) Despierta, potencia y educa los Sentimientos. Y para ello no es preciso más que una actitud de receptividad ante la música y aprender a escuchar las orientaciones del docente sobre las pautas de interpretación de acompañamiento de cualquier melodía o ejercicio propuesto. En las improvisaciones musicales, el alumnado demuestra normalmente su carácter o estado de ánimo en ese momento, lo cual es una buena ayuda para orientarle en su propio conocimiento y en la maduración física y psíquica.

c) La interpretación al cajón como elemento Socializador e Integrador en el aula. La música, incluso cuando se interpreta como solista, es fruto de una colaboración, al menos la que debe haber entre intérprete con el público que escucha la obra musical. Pero en infantil y primaria es mucho más, porque normalmente haremos música en situaciones grupales, lo cual requiere por parte del alumnado una adaptación al grupo, una socialización, un acoplamiento de la individualidad a la colectividad, porque cada alumno debe de interpretar individualmente  en el momento adecuado según la dirección del profesor. Los diversos ensayos programados en el aula van encaminados a un concierto donde el público es mayoritario, se consigue una puesta en escena del trabajo realizado durante horas y cuya actuación (escenario del centro, patio, auditorio local…) hace que se refuerce el miedo a la interpretación en público “miedo escénico”.

d) El acompañamiento musical, bien programado y graduado por el docente, permite una recompensa inmediata, factor psico-pedagógico imprescindible en el proceso educativo para conseguir el sentimiento de realización y dominio que llevarán a la idea de “ser competente”, saber hacer o conseguir lo esperado.

e) La música fomenta la creatividad, la imaginación y la fantasía, sencillamente, escuchándola. Cuando las sesiones de trabajo son ordenadas adecuadamente se llega a interpretar una verdadera obra musical. Todo vale y es adecuado siempre y cuando el docente lo estime oportuno, la improvisación es un elemento a tener en cuenta.


Por lo tanto, hay que concebir la enseñanza práctica instrumental de la percusión en la enseñanza infantil y primaria como una capacitación para percibir o expresar el mensaje interpretativo musical, proporcionando el desarrollo de muchos aspectos imprescindibles en su formación relacionados con los tres ámbitos intelectuales principales (ámbito cognitivo, psicomotriz y socioafectivo).

La educación musical con la Ley Orgánica de Educación[1] (LOE), en Andalucía[2] (LEA), los Reales Decretos[3], decretos[4] [5] y órdenes[6] [7] que la completan, adquiere una dimensión más amplia y globalizada que en anteriores sistemas al favorecer la percepción, expresión  y práctica instrumental del alumnado. Proporciona contenidos musicales para su formación general, tradicional y cultural, contribuyendo al desarrollo de las competencias básicas propuestas por el Ministerio de Educación y Ciencia.

Es ahora, cuando nuestro alumnado empieza a vivir y desarrollarse como persona envuelto en una gran cantidad de sonidos y estilos musicales muy diversificados (canciones infantiles, tradicionales, populares, dibujos animados, series televisivas…). La música y más concretamente el flamenco en los últimos años de primaria, desempeña un papel importante en la socialización y en la formación de su identidad, convirtiéndose en un símbolo de su búsqueda de personalidad y autonomía. Nuestro alumnado escucha música, bien sea por radio, internet, video juegos, móvil o por televisión desde que se levantan hasta que se acuestan.

El educador, docente o maestro debe ser consciente de que estamos inmersos en una sociedad en movimiento, cambios que se suceden a una velocidad meteórica y sorprenden al mismo estudiante pero asimismo no soportan el aburrimiento en el aula. Sus gustos musicales, están supeditados a las modas que marcan los medios de comunicación (dibujos animados, series infantiles, grupos musicales).



La interpretación en el aula con el cajón o pequeña percusión colabora con gran cantidad de materias educativas (interdisciplinariedad) y, por tanto, permite el principio de GLOBALIZACIÓN, tan importante para que el alumnado se dé cuenta de que la cultura no es el resultado de muchas cosas independientes, sino un conjunto de realizaciones inter-relacionadas.


RELACIÓN CON LAS MATERIAS Y ÁREAS DEL CURRÍCULO[8].

Con la enseñanza-aprendizaje del cajón o pequeña percusión como instrumento de acompañamiento de melodías musicales infantiles, tradicionales o populares en el aula de infantil y primaria, se contribuye desde las diferentes materias a la adquisición de las competencias básicas. A continuación se desarrolla las materias involucradas y las competencias que se abordan:

Música. La materia de Música fomenta la capacidad de apreciar, sentir, comprender y valorar la manifestación cultural y musical de las diversas melodías a través de uno de los instrumentos más destacados últimamente después de la guitarra. En el caso del cajón o pequeña percusión, se podrá profundizar en los aspectos más básicos del lenguaje musical a través de la interpretación: el ritmo, altura del sonido, intensidad, timbre, duración y el silencio.

Puede potenciar así, actitudes abiertas, desinhibición en la interpretación, socialización en grupo, ofrecer elementos para la elaboración de juicios fundamentados respecto a la manifestación musical infantil, popular, tradicional, actual, pop o flamenca, estableciendo conexiones con otros lenguajes artísticos (pop, rock, música videojuegos, series televisivas…).

La orientación de esta materia, en la que la expresión personal y grupal juega un papel importante, permite adquirir habilidades para expresar ideas, experiencias o sentimientos de forma creativa, especialmente presentes en contenidos relacionados con la interpretación y la improvisación, tanto individual como colectiva, que a su vez estimulan la imaginación y la creatividad. Por otra parte, una mejor comprensión del hecho musical permite su consideración como fuente de placer y enriquecimiento personal, sumado a todo ello, que el alumnado puede llevar a cabo dos actividades independientes: una de acompañamiento instrumental y otra de canto de melodía.

Educación Plástica y Visual. La Educación plástica y visual en esta etapa se pone el énfasis en el conocimiento de los diferentes códigos artísticos y el aprendizaje de las técnicas y los recursos que les son propios. El alumnado aprende a mirar, ver, observar y percibir, y desde el conocimiento del lenguaje visual, a apreciar los valores estéticos y culturales de las producciones artísticas. Esto contribuye a que experimente e investigue con la diversidad de técnicas plásticas y visuales, desarrollando la capacidad de expresarse a través de la imagen. La representación en dibujo de su cajón ideal hace aflorar su imaginación y creatividad en su desarrollo.

Lengua y Literatura. Esta área o materia, al poner el énfasis en el uso social de la lengua en diferentes contextos comunicativos, hace evidente su contribución directa al desarrollo de todos los aspectos que conforman la competencia en comunicación lingüística. Se llegará a un conocimiento del lenguaje específico de la interpretación, tipos de sonidos (agudos, graves), terminología del lenguaje musical básico. Cabe también destacar que las estrategias que constituyen la competencia comunicativa se adquieren desde una lengua determinada, pero no se refieren exclusivamente a saber usar esta lengua, sino al uso del lenguaje en general.

Por otra parte, la educación lingüística tiene un componente estrechamente vinculado con esta competencia: la constatación de la variedad de los usos de la lengua y la diversidad lingüística y la valoración de todas las lenguas como igualmente aptas para desempeñar las funciones de comunicación y de representación.

Conocimiento del Medio, Ciencias Sociales, Geografía e Historia. Existe un reconocimiento y uso de las convenciones sociales para facilitar la buena comunicación y el buen estar del grupo. Esta materia se convierte así en un espacio privilegiado para reflexionar y asumir responsabilidades con respecto al grupo, aceptar y elaborar normas para el desarrollo de las diversas actividades dirigidas por el docente. La comprensión de la realidad social y contexto histórico de algunas canciones o melodías acompañadas (himno de Andalucía, canciones infantiles y tradicionales-populares…), hacen que la obra musical sea asimilada en todos sus aspectos, desde su historia hasta la actualidad. Es el caso del himno de Andalucía y con su acompañamiento  instrumental, en el cual se ha podido trabajar entorno a dicha comunidad en todo su contexto (historia, geografía, música, tradición…)

Matemáticas. El manejo de los principios básicos del lenguaje musical relacionados con las figuras, compases, diferentes ritmos (binario, ternario, cuaternario), manejo alternado de ritmo con las dos manos, así como los ritmos de los diversos palos flamencos están fundamentados en compases estructurados matemáticamente. Tampoco podemos olvidar la relación con el campo de la física en todos aquellos aspectos relacionados con la acústica del sonido y sus parámetros (altura, intensidad, duración,…).

Educación Física. La percusión corporal hace que interactuemos físicamente con nuestro propio cuerpo. La percusión en las diversas extremidades hace fluir una gran cantidad de timbres sonoros diferentes, que su conjunción y mezcla grupal producen una música no habitual de escuchar y que por el contrario gusta. Por tanto, se puede llegar a establecer una colaboración con el docente de Educación física para asimilar corporalmente algunos ritmos básicos que se desean asimilar por parte del alumnado.

Idiomas. La terminología de la percusión utiliza en multitud de ocasiones palabras en diversos idiomas, como el inglés o alemán, por lo tanto podrán conocer dichos términos y aplicarlos al instrumento (siempre pensando en un nivel muy básico del lenguaje extranjero): music, one,  two, three, circule…

Tecnología. Conocimiento y comprensión de objetos instrumentales, ejecución y procedimiento a través del desarrollo de destrezas técnicas y habilidades para manipular instrumentos musicales con precisión y seguridad, como es el caso del cajón y pequeña percusión. Hay que destacar la importancia del conocimiento de producción de los instrumentos, por qué producen sonido y la forma de producirse, es decir, el proceso de producción y propagación del sonido. Por otra parte, desarrollar la capacidad y disposición para lograr un entorno saludable y una mejora de la calidad de vida, mediante el conocimiento y análisis crítico de la repercusión medioambiental de la actividad tecnológica y el fomento de actitudes responsables de consumo racional.


CONTRIBUCIÓN DEL CAJÓN A LAS COMPETENCIAS BÁSICAS[9] [10].

Competencia en Comunicación Lingüística. A esta competencia se contribuye, a través de la riqueza de los intercambios comunicativos que se generan en el proceso de enseñanza aprendizaje de la percusión, del uso de las normas que los rigen, de la explicación de los procesos que se desarrollan en la interpretación instrumental y del vocabulario específico que la metodología del docente desarrolla. De forma específica, el análisis de las diversas melodías infantiles, populares o tradicionales, es un vehículo propicio para la adquisición de nuevo vocabulario. Por otra parte, el lenguaje no verbal que se utiliza en numerosas ocasiones en la comprensión de todo el proceso de interpretación a la percusión, estableciendo un conocimiento del lenguaje de representación o mediante símbolos.
Comunicarse y conversar en todo el proceso de interpretación de la percusión ayudan a establecer vínculos y respeto con los demás, construyendo relaciones iguales entre hombres y mujeres, siendo la escucha y la adopción de decisiones una contribución a la confianza en sí mismo.

Aprender a usar el lenguaje específico en la interpretación de los instrumentos es también aprender a analizar y resolver problemas, y emprender procesos de decisión, ya que una de las funciones del lenguaje es regular y orientar nuestra propia actividad. El peso que tiene la información en esta materia singulariza la competencia en comunicación lingüística, más allá de la utilización del lenguaje como vehículo de comunicación en el proceso de enseñanza-aprendizaje. La capacidad efectiva de convivir y de resolver conflictos está muy presente en dicha competencia.

Competencia Matemática. La enseñanza del cajón y pequeña percusión contribuye al desarrollo de la competencia matemática, ya que el manejo de los principios básicos del lenguaje musical relacionados con las figuras, compases, diferentes ritmos (binario, ternario, cuaternario), manejo alternado de ritmo con las dos manos, así como los ritmos sencillos de los diversos patrones básicos están fundamentados en compases estructurados matemáticamente. La habilidad de interpretación y relación de los números, patrones rítmicos, ejercicios de repetición matemática… Amplían el conocimiento sobre aspectos cuantitativos. Tampoco podemos olvidar la relación con el campo de la física en todos aquellos aspectos relacionados con la acústica del sonido y sus parámetros (altura, intensidad, duración, física del sonido, timbre…).
El conocimiento manejo de elementos matemáticos básicos (medidas, símbolos, diversos elementos…), y su puesta en práctica conlleva a la obtención de información.

Competencia en el Conocimiento e Interacción con el Mundo Físico. En lo que se refiere a la competencia en el conocimiento e interacción con el mundo físico, la práctica docente contribuye a la apreciación del entorno a través del trabajo perceptivo con sonidos, formas de estilo musical, colores, líneas de sonido, texturas grupales, luz, ritmos musicales, discriminación y entendimiento del acompañamiento… La percusión se sirve del medio como pretexto para la creación artística, lo explora, lo manipula y lo incorpora recreándolo para darle una dimensión que proporcione disfrute y contribuya al enriquecimiento.
Asimismo, tiene en cuenta otra dimensión igualmente importante, la que compete a las agresiones que deterioran la calidad de vida, como la contaminación sonora, exceso de ruido, uso indiscriminado de la música, ayudando al alumnado a tomar conciencia de la importancia de contribuir a preservar un entorno físico agradable y saludable. Es importante, por otra parte, el desarrollo de la capacidad y disposición para lograr un entorno saludable y una mejora de la calidad de vida, mediante el conocimiento y análisis crítico de la repercusión medioambiental de la actividad tecnológica y el fomento de actitudes responsables de consumo racional.

Competencia en Tratamiento de la Información y Digital. Se fomenta a través del uso de la tecnología como herramienta para mostrar procesos relacionados con la música y las artes visuales, acercando al alumnado a la creación de producciones artísticas, al análisis de la imagen y el sonido y de los mensajes que éstos transmiten. Con el cajón flamenco y pequeña percusión, se acerca al alumnado al conocimiento de los distintos formatos de sonido y de audio digital o con la producción de mensajes musicales, audiovisuales y multimedia.

Con la grabación en formato digital de todo el proceso de acompañamiento en el aula con instrumentación de percusión, acerca al alumno a un conocimiento más objetivo del hecho musical, es decir, cuando el alumnado visiona la grabación de la actuación o interpretación del grupo, se siente partícipe de una producción que ha supuesto un esfuerzo constante para llegar a su culminación. Al verse en dicha grabación, los lazos afectivos entre los miembros del grupo se abren, sintiéndose una gran orquesta o agrupación instrumental. Todo éste proceso implica la autonomía personal, eficacia, responsabilidad y uso de la información, así como tener una actitud reflexiva de la información o audiovisual disponible.

Competencia Social y Ciudadana. La interpretación y la creación suponen, en muchas ocasiones, un trabajo en equipo, sobre todo en el momento de instrumentar con la percusión del cajón o percusiones corporales cualquier audición, melodía o ritmo básico. La participación en actividades musicales de distinta índole exige cooperación, asunción de responsabilidades, seguimiento de normas e instrucciones, cuidado y conservación del instrumento idiófono, aplicación de técnicas concretas y utilización de espacios de manera apropiada (alternancia de las manos, diversos tipos de toque, agudos y graves, redoble, mordentes…).

El seguimiento de estos requisitos forma en el compromiso con los demás, en la exigencia que tiene la realización en grupo y en la satisfacción que proporciona un producto que es fruto del esfuerzo común, existiendo un reconocimiento y uso de las convenciones sociales para facilitar la buena comunicación y el buen estar del grupo. El conocerse, valorarse, el diálogo, la negociación, ponerse en el lugar del otro y comprender su punto de vista, crean en el alumnado una habilidad social con respecto a los demás, sobre todo cuando la agrupación instrumental está presente y la creación es colectiva. Democracia, igualdad, respeto, libertad o participación entran en contacto en el aula, formando parte en el ejercicio de una ciudadanía activa e integradora.





En definitiva, expresarse buscando el acuerdo, pone en marcha actitudes de respeto, aceptación y entendimiento, lo que sitúa a la enseñanza de percusión como un buen vehículo para el desarrollo de esta competencia. La toma de contacto con una amplia variedad de músicas: tradicional, infantiles, juveniles o “de moda”, favorece la comprensión de diferentes culturas y de su aportación al progreso de la humanidad y con ello la valoración de los demás y los rasgos de la sociedad en que se vive.

Competencia Cultural y Artística. La contribución a ésta competencia lo hace directamente en todos los aspectos que la configuran. En esta etapa temprana se empiezan adquirir el conocimiento de diferentes códigos artísticos a través de la utilización de las técnicas y recursos que les son propios, ayudando al alumnado a iniciarse en la percepción y la comprensión del mundo musical que le rodea y a ampliar sus posibilidades de expresión artística e instrumental y de comunicación con los demás. El cajón y la percusión corporal es un instrumento a través del que el alumnado percibe y siente en primera instancia el sonido. La posibilidad de representar una idea de forma personal, valiéndose de los recursos que los lenguajes artísticos proporcionan, sobre todo en la interpretación personal del cajón o percusión, promoviendo la iniciativa, la imaginación y la creatividad, al tiempo que enseña a respetar otras formas de pensamiento y expresión.

Contribuye a propiciar el acercamiento a diversas manifestaciones culturales y artísticas sobre el contexto sociocultural musical (música popular, infantil, tradicional…), tanto del entorno más próximo como el de su historia, dota a los alumnos y alumnas de instrumentos para valorarlas y para formular opiniones cada vez más fundamentadas en el conocimiento histórico-artístico, sobre todo en el caso de últimos años de primaria.

Competencia para Aprender a Aprender. Se contribuye en la medida en que se favorezca la reflexión sobre los procesos de digitación o alternancia de las manos, la exploración sensorial de sonidos (agudos, medios y graves), texturas, formas o espacios. El desarrollo de la capacidad de observación plantea la conveniencia de establecer un aprendizaje guiado y autónomo como la atención, la concentración y la memoria, al tiempo que desarrolla el sentido del orden y del análisis, con el objeto de que el ejercicio de observar el método y a los propios compañeros de la clase, proporcione información relevante y suficiente. La audición musical necesita una escucha reiterada para llegar a conocer una obra, reconocerla, identificar sus elementos y «apropiarse» de la misma.

Por otra, todas aquellas actividades de interpretación musical a la percusión y de entrenamiento auditivo requieren de la toma de conciencia sobre las propias posibilidades, la utilización de distintas estrategias de aprendizaje, la gestión y control eficaz de los propios procesos. En todos estos casos, es necesaria una motivación prolongada para alcanzar los objetivos propuestos desde la autoconfianza en el éxito del propio aprendizaje.

Competencia en Autonomía e Iniciativa Personal. De este modo, pueden ir configurando criterios válidos en relación con los productos culturales y ampliar sus posibilidades de ocio, siendo la percusión al cajón un elemento muy socializador e integrador dentro de la comunidad escolar y que últimamente está cobrando mayor popularidad entre el alumnado de primaria. Al hacer de la exploración y la indagación los mecanismos apropiados para definir posibilidades, buscar soluciones y adquirir conocimientos, se promueve de forma relevante la autonomía e iniciativa personal. Capacita la demora de necesidad de una satisfacción inmediata, de aprender de los errores y de asumir riesgos.

El proceso lleva al niño una exploración inicial, desde unos ritmos básicos de percusión, hasta el producto final, en el que la destreza, autonomía, memoria y demás características requieren de una planificación previa y demanda un esfuerzo por alcanzar resultados originales. La creatividad tanto individual como colectiva en la asimilación y comprensión de la  enseñanza del cajón flamenco y pequeña percusión, exige actuar con autonomía, poner en marcha iniciativas, barajar posibilidades y soluciones diversas.

En aquellas actividades relacionadas especialmente con la interpretación y acompañamiento musical del cajón, se desarrollan capacidades y habilidades tales como la perseverancia, la responsabilidad, la autocrítica y la autoestima. A través de esta vía se ofrecen muchas oportunidades para el desarrollo de cualidades personales como la iniciativa, el espíritu de superación, la perseverancia frente a las dificultades, la autonomía y la autocrítica, contribuyendo al aumento de la confianza en uno mismo y a la mejora de su autoestima.

El desarrollo de la enseñanza del cajón y percusión en el aula favorece el desarrollo de estrategias para pensar, para organizar, memorizar y recuperar información mapas conceptuales de los patrones rítmicos. Hay que favorecer el desarrollo de iniciativas de planificación y ejecución, así como procesos de toma de decisiones, presentes más claramente en la realización de trabajos individuales o en grupo ya que implica idear, analizar, planificar, actuar, revisar lo hecho, comparar los objetivos previstos con los alcanzados y extraer conclusiones.


CRITERIOS DE EVALUACIÓN Y CALIFICACIÓN[11].  

Los criterios de evaluación y calificación de la interpretación del cajón y pequeña percusión en el aula que hemos seguido son los siguientes:

1.- Conoce el origen del cajón flamenco.
2.- Aprende a tocar diferentes ritmos, utilizando una metodología basada en la imitación y repetición.
3-. Mantiene una actitud adecuada hacia el hecho musical, valorando y respetando el silencio.
4.- Realiza diversos ejercicios o actividades sobre ritmos básicos propuestos en clase.
5.- Se ha mejorado la socialización en el grupo de iguales.
6-. Improvisa distintos ritmos adecuados a su edad.
7-. Sigue ritmos sencillos y ostinatos.
8-. Valora la música como medio de expresión y comunicación de sentimientos.
9-. Se ha favorecido la creatividad y la imaginación de los niños y niñas.
10-. Participa activamente en las actividades grupales.

CONCRECIÓN DE LOS OBJETIVOS[12] GENERALES DE EDUCACIÓN INFANTIL.

1-. Construir su propia identidad e ir formándose una imagen positiva y ajustada de sí mismo, tomando gradualmente conciencia de sus emociones y sentimientos a través del conocimiento y valoración de las características propias, sus posibilidades y límites. Para el logro de este objetivo, los docentes deben generar un ambiente de confianza y seguridad afectiva y tener expectativas positivas acerca de las competencias potenciales
de los niños y las niñas, que les ayuden a sentirse personas aceptadas, a sentir que su tutor o tutora tiene confianza en  sus capacidades, que reconoce sus deseos, sus peculiaridades y posibilidades de expresión y actuación.

2-. Adquirir autonomía en la realización de sus actividades habituales y en la práctica de hábitos básicos de salud y bienestar y desarrollar su capacidad de iniciativa. La escuela de educación infantil ha de promover un ambiente físico y relacional que apoye la adquisición paulatina de la autonomía física, moral e intelectual.

3-. Establecer relaciones sociales satisfactorias en ámbitos cada vez más amplios, teniendo en cuenta las emociones, sentimientos y puntos de vista de los demás, así como adquirir gradualmente pautas de convivencia y estrategias en la resolución pacífica de conflictos. En estas edades el centro educativo contribuye a la ampliación de sus relaciones. Ello en un ambiente que propicie diversas posibilidades de agrupamiento, en pequeños grupos, en parejas, en grandes grupos o de forma individual, y promueva la actitud crítica.

4-. Observar y explorar su entorno físico, natural, social y cultural, generando interpretaciones de algunos fenómenos y hechos significativos para conocer y comprender la realidad y participar en ella de forma crítica. Con este objetivo se pretende, por tanto, intensificar y potenciar el interés infantil por el entorno así como estimular la disposición activa hacia su conocimiento. No basta, por tanto, con mostrarles lo que hay alrededor, exige que los niños y niñas pongan palabras a sus acciones, conjeturen, formulen ideas, avancen interpretaciones, establezcan relaciones de causa y efecto.

5-. Comprender y representar algunas nociones y relaciones lógicas y matemáticas referidas a situaciones de la vida cotidiana, acercándose a estrategias de resolución de problemas. El acercamiento comprensivo a las nociones y relaciones lógicas y matemáticas que pueden establecerse entre los elementos de la realidad, no debe tener carácter académico, sino fruto de la indagación exploratoria que niñas y niños realizan sobre los elementos y situaciones del entorno.

6-. Representar aspectos de la realidad vivida o imaginada de forma cada vez más personal y ajustada a los distintos contextos y situaciones, desarrollando competencias comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión. La escuela de educación infantil facilitará la participación en las formas de expresión propias de su cultura y el acceso a las manifestaciones más significativas de ésta, su conocimiento y valoración. Asimismo, promoverá un acercamiento al conocimiento y la reflexión crítica sobre los medios audiovisuales y las tecnologías de la información y comunicación.

7-.  Utilizar el lenguaje oral de forma cada vez más adecuada a las diferentes situaciones de comunicación para comprender y ser comprendido por los otros. El lenguaje oral contribuye a la autoconstrucción personal, a la estructuración del pensamiento y a la regulación de los propios aprendizajes y de la vida del grupo. Asimismo constituye la llave que permite el acceso a la cultura. La escuela deberá ofrecer muchas oportunidades para dialogar, niños y niñas y personas adultas; así como relatar, describir y explicar hechos, emociones y experiencias reales o imaginarias. Los contextos comunicativos serán el marco de referencia para crear situaciones de aprendizaje para iniciar a los niños y niñas en una lengua extranjera.

8-.  Aproximarse a la lectura y escritura en situaciones de la vida cotidiana a través de textos relacionados con la vida cotidiana, valorando el lenguaje escrito como instrumento de comunicación, representación y disfrute. Con este objetivo se pretende conseguir la evolución de las ideas que los niños y niñas tienen sobre la lectura, el sistema de escritura, los diferentes tipos de textos de uso social y por lo tanto, avanzar en el nivel de alfabetización, entendido como la capacidad de producir e interpretar los textos que nuestra sociedad utiliza. Para ello, la escuela ha de aprovechar aquellas situaciones y momentos de la vida cotidiana en que se hace necesario leer o escribir, y promoverá otras ocasiones donde estas actividades sociales tengan cabida. A través de lecturas y escrituras compartidas, donde se potencien las interpretaciones personales, y a través de la participación en prácticas letradas auténticas, los niños y niñas aprenderán que leer y escribir son actividades culturales y, valorarán el lenguaje escrito como instrumento de comunicación, representación y disfrute.

9-.  Conocer y participar en algunas manifestaciones culturales y artísticas de su entorno, teniendo en cuenta su diversidad y desarrollando actitudes de interés, aprecio y respeto hacia la cultura andaluza y la pluralidad cultural. La escuela ha de facilitar el conocimiento de distintos acontecimientos de su entorno y favorecer la participación en algunos de ellos y en las costumbres y prácticas tradicionales propias de la cultura donde viven para que se interesen y aprendan a integrarse en ellas de forma natural y activa. Con este objetivo, se pretende también, que las niñas y niños progresen en las ideas que tienen sobre aspectos relativos a cultura andaluza y desarrollen actitudes de interés, aprecio y respeto hacia las diferentes hablas de la modalidad lingüística andaluza.

ORIENTACIONES METODOLÓGICAS.

Las orientaciones metodológicas que he llevado a cabo en este taller de percusión tienen en cuenta los principios metodológicos propios de esta etapa (orden 5 de agosto de 2008 por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Infantil en Andalucía):

- Partir del nivel de desarrollo de los niños y niñas: hay que tener en cuenta las ideas previas que poseen para conseguir las metas que nos proponemos y acercarlos a nuevos campos de conocimiento como en este caso, los instrumentos de pequeña percusión y el cajón flamenco.

- Promover una intensa actividad tanto manipulativa como mental: a través de la observación, manipulación y experimentación sobre los objetos, los niños y niñas realizan la acción mental necesaria para la construcción del conocimiento.

- Asegurar la construcción de aprendizajes significativos: las actividades que hemos planteado han partido siempre de los intereses y motivaciones del alumnado, ya que de esta manera se consiguen la construcción de aprendizajes significativos.

- Utilizar el juego como herramienta fundamental del aprendizaje: los niños y niñas jugando y sin proponérselo logran metas.

- Tener en cuenta el principio de la globalización, ya que los niños y niñas a estas edades perciben el todo antes que las partes.

- Respetar el ritmo de maduración y desarrollo de cada niño y niña.

- Fomentar hábitos sociales de convivencia, normas, reglas, sobre todo a la hora de aprender a tocar un instrumento musical.

- Valorar la diversidad del aula, conociendo y respetando todo tipo de necesidades, elementos, culturas,…

- Y, muy directamente relacionado con esta propuesta, el principio de cultura andaluza, para el cual hemos tenido en cuenta la orden de 6 de junio de 1995 por la que se establece el programa de cultura andaluza, concibiéndose como un instrumento para impulsar la búsqueda y promoción de nuestras raíces en el sistema educativo.


[1]  Ley Orgánica de Educación (LOE), 2/2006, de 3 de mayo de 2006.
[2]  Ley de Educación en Andalucía LEA, ley 17/2007, de 10 de diciembre de 2007.
[3]  Real Decreto 1631/2006 de 29 de diciembre que se establecen las Enseñanzas Mínimas correspondientes a E.S.O (BOE 5 de Enero 2007).
[4]  Decreto 231/2007, de 31 de Julio de 2007, por el que se establece la ordenación y enseñanzas correspondientes a la E.S.O.
[5] Decreto 429/2008 de 29 de Julio por la que se establecen las Enseñanzas correspondientes a la  Educación Infantil en Andalucía (BOE 19 de Agosto de 2008).
[6] Orden de 10 de agosto de 2007, por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Secundaria Obligatoria en Andalucía.
[7] Orden 5 de agosto de 2008 por la que se desarrolla el currículo correspondiente a la Educación Infantil en Andalucía
[8]  Todas las relaciones con otras áreas o materias del conocimiento establecidas en el apartado, han sido extraídas del conocimiento y experiencia laboral en la educación.
[9] Real Decreto 1513/2006 de 7 de diciembre por la que se establecen las Enseñanzas Mínimas correspondientes a Educación Primaria (BOE 8 de diciembre de 2006).
[10] Real Decreto 1631/2006 de 29 de diciembre por la que se establecen las Enseñanzas Mínimas correspondientes a Educación Secundaria Obligatoria (BOE 5 de Enero de 2007).
[11]  Los criterios de evaluación son unos indicativos de la consecución de los diversos objetivos planteados.
[12] Decreto 429/2008 de 29 de Julio por la que se establecen las Enseñanzas correspondientes a la Educación Infantil en Andalucía (BOE 19 de Agosto de 2008).

 
BREVE PRESENTACIÓN DE LA EXPERIENCIA


Tarea o práctica realizada.(pecha kucha, microcuentos, historias….)

Taller de percusión.
Grupo de alumnado con el que se ha realizado la misma

4 años. Educación Infantil.
Aspectos del currículum abordados

A través de este taller hemos trabajado diversos aspectos relacionados con el curriculum, entre los cuales están:

- Objetivos: relacionados con la educación rítmico- musical nos encontramos con el Objetivo General de Etapa:

Representar aspectos de la realidad vivida o imaginada de forma cada vez más personal y ajustada a los distintos contextos y situaciones, desarrollando competencias comunicativas en diferentes lenguajes y formas de expresión.

- Contenidos: relacionados con esta experiencia está el área de Lenguajes: Comunicación y representación, concretamente con su bloque temático lenguaje artístico: musical y plástico.

- Y la metodología: en la que he tenido en cuenta todos los principios de intervención educativa propuestos en la orden de 5 de agosto de 2008: partir de su nivel de desarrollo, promover aprendizajes significativos, principio de globalización, individualización, socialización,… pero me gustaría resaltar que para llevar a cabo las actividades de rítmicas, los principios metodológicos básicos han sido el modelado, es decir, partir de la imitación (eco) y el juego, buscando siempre despertar el interés y la atención por parte del alumnado.
¿Qué has potenciado más dentro del trabajo de la C. Comunicativa?

- La expresión oral, por medio de canciones, de preguntas compresivas sobre el texto de la canción, elaborando cuentos teniendo en cuenta sus ideas y sus opiniones, ampliando el vocabulario,…
- La expresión corporal: acompañando las canciones con gestos relacionados con el texto de las mismas.
- Expresión plástica: al finalizar cada sesión realizábamos un dibujo para que expresasen sobre el papel lo que más le ha gustado de la actividad.
- Expresión musical: es la más primitiva de todas, a través del sonido conocen su entorno. Hemos trabajado ritmos sencillos, binarios.
Tiempo empleado
Temporalización: 3 meses (enero-marzo). Todos los viernes (1h y media).
Descripción de la experiencia.
Por medio de este taller lo que pretendíamos era introducir a los niños y niñas de infantil en el mundo de la música de una manera lúdica, conociendo diferentes instrumentos musicales como el triángulo, maracas, cajas chinas, claves, panderos, y destacando principalmente el cajón flamenco.

A lo largo de esta práctica hemos trabajado ritmos binarios, percusionado diferentes canciones infantiles (cu-cú, la reina berenguela, chino capuchino,…) e incluso elaborado un cuento inventado por los niños y niñas.              


Recursos utilizados.

- Cajones flamencos.
- Triángulos.
- Cajas chinas.
- Panderos.
- Maracas.
- Claves.
¿Como lo has evaluado?

A través de la observación directa y sistemática, mediante anotaciones en el diario de clase y por medio de registros anecdóticos.



VALORACIÓN PERSONAL DE LA EXPERIENCIA Y DE VUESTRO DESEMPEÑO EN LA MISMA


Aspectos positivos encontrados en la puesta en práctica.

- El interés y la motivación que provoca el simple hecho de utilizar y trabajar con los instrumentos musicales.
- La concentración por parte del alumnado.
- La innovación: cajón flamenco.
Dificultades que hemos tenido en la implementación

Ha sido un proceso continuo y progresivo, en el que los niños y niñas han realizado un avance muy importante en cuanto a la utilización de los instrumentos (algunos desconocían el cajón), el sentido del ritmo, la coordinación, la confianza en sí mismo… 

Mejoras que has apreciado con la realización de la práctica

- Mejoras en las relaciones entre el grupo-clase, se ha compactado.
- La coordinación en sus movimientos.
- El sentido del ritmo.
- Ampliación de repertorio de actividades musicales por parte de la maestra.





PROPUESTAS RELACIONADAS CON LA EXPERIENCIA REALIZADA


Alternativas de actuación.


Realizar una dramatización, una representación teatral de cuentos o canciones.
En el taller realizamos entre todos un cuento “La selva amazónica”. Hubiese estado muy interesante la dramatización del mismo, en la que hubiésemos realizado las caretas de los personajes, ensayado los diálogos, elaborado el escenario,…

Sugerencias


Desarrollar más el aspecto musical en las aulas de infantil, no sólo cantar canciones, sino utilizar los instrumentos musicales,  ya que a ese aspecto no le prestamos tanta importancia. Hay que considerar la música como actividad fundamental del curriculum, no de relleno o complemento, ya que se trabajan multitud de capacidades, además de la musical (favorece la lecto-escritura, la expresión corporal, la artística,…).

1 comentario:

  1. Download this tool without survey and free of charges http://www.hackerscontent.com/

    Download this tool without survey and free of charges http://www.hackerscontent.com/

    ResponderEliminar